Qué es y beneficios

QUÉ ES EL TAI CHI

El Tai Chi es un arte tradicional chino, que produce múltiples beneficios para nuestra salud física y mental. La sucesión de sus movimientos realizados de manera continuada, lenta y suave permiten al practicante armonizar nuestra condición física externa y nuestro estado mental. Es un excelente ejercicio para cualquier persona independientemente de su edad y de su condición física.

Considerado un Tesoro Nacional, hunde sus raíces en la filosofía taoísta, a través del concepto del yin-yang, y en la Medicina Tradicional China (MTC), reconocido por ésta como uno de sus recursos terapéuticos, junto con la fitoterapia, acupuntura, el masaje, el Chi Kung, etc. Este arte milenario cuenta con multitud de seguidores en China. En Occidente el Tai Chi se está expandiendo en los últimos años con gran celeridad por sus notables beneficios sobre la salud.

Hoy en día el ritmo acelerado de vida establecido por la sociedad está generando en la población un aumento del nivel de estrés, con los innumerables problemas de salud que conlleva. Esta actividad hará que nuestra mente se vuelva más relajada y adquirirá una mayor concentración. El Tai Chi es, también, una excelente actividad física al alcance de todos, que contribuye tanto a la recuperación como a la progresión de las capacidades físicas del individuo, como el equilibrio, coordinación, flexibilidad… En definitiva este arte mejora nuestra calidad de vida, guiándonos hacia una sensación de plenitud y de bienestar.

BENEFICIOS DEL TAI CHI

Conserva y mejora la salud. El Tai Chi es el arte de la acción. Su práctica desarrolla una energía que progresivamente aumenta la capacidad de estar activo.

El sistema nervioso rige y controla todos los órganos y sistemas del cuerpo. Al realizar Tai Chi de una forma relajada y coordinada se consigue que éste influya positivamente sobre el resto del organismo. Ayuda a equilibrar las emociones, calmar la mente y conectarse con la tierra, se aprende a concentrar el pensamiento en lo que se está haciendo en cada momento, reduciendo los niveles de estrés y controlando la ansiedad.

Sistema cardiovascular. Los movimientos circulares relajados realizados sin rupturas así como los de estiramiento y contracción activan y fortalecen la circulación sanguínea, regulan la tensión arterial y favorecen la regeneración de las células ayudando a mejorar progresivamente desde cualquier condición física el funcionamiento de este sistema.

Sistema respiratorio. El trabajo de respiración durante la práctica del Tai Chi aumenta la capacidad respiratoria, así como mejora la calidad de la misma, cargando energéticamente el cuerpo de forma constante y completa. La respiración abdominal tiene un gran valor en el campo terapéutico. En la práctica el abdomen está flexible y el pecho relajado, convirtiendo la respiración en profunda, lenta, uniforme, suave, aportando un mayor equilibrio en el funcionamiento del sistema respiratorio.

Sistema inmunológico. Está comprobado que la práctica del Tai Chi mejora las defensas del cuerpo. Esto se debe a que la energía que protege el cuerpo se potencia y desarrolla con la práctica de esta disciplina.

Sistema digestivo. La respiración abdominal produce un continuo masaje sobre el estómago y los intestinos además de ejercitar los músculos internos del abdomen, corrigiendo el estreñimiento y la correcta asimilación de los nutrientes a través de la mejoría del aparato digestivo.

Sistema muscular. Se practican series de movimientos continuos y fluidos buscando la estabilidad, equilibrio, elegancia, alineación corporal y coordinación. La armonía entre estos factores hacen resaltar los beneficios del Tai Chi sobre la tonicidad muscular y motricidad, fortaleciendo el cuerpo y dando una mayor sensación de equilibrio, estabilidad y seguridad con lo cual las personas mayores se ven directamente beneficiadas, evitando así posibles caídas.